top of page
  • Ricardo Espinosa de los Monteros Zazueta.

El rector Vicario...

Por: Ricardo Espinosa de los Monteros Zazueta.


“El Rector despacha en la Torre de Rectoría, pero el que manda atiende en Casa María” el autor.

Por elemental dignidad el Dr. Jesús Madueña Molina debería renunciar a la rectoría de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Los acontecimientos celebrados en el Palacio de Bucareli donde se asientan los poderes de la Secretaría de Gobernación iluminaron con luces de set cinematográfico lo que era un secreto a voces: que el rector es un apoderado, un proxy, un representante, el factótum en la UAS que vela por los intereses políticos del Partido Sinaloense y su hombre fuerte el ex rector Héctor Melesio Cuén Ojeda. La autonomía de la UAS es de carácter feudal al disfrute de una burocracia dorada neoburguesa.


De acuerdo con reportes periodísticos y filtraciones de la misma Secretaría de Gobernación, Cuén Ojeda, como atento “paterfamilia” llevó de la mano a su mandatario el rector uaseño, con el fin de sentarlo frente al gobernador de Sinaloa Rubén Rocha Moya y sobretodo ante el titular de esa dependencia Adán Augusto López Hernández, el astuto titular de esa dependencia.


De las resultas de la reunión nadie sabe gran cosa, solo que los procedimientos jurídicos (amparos) iniciados por la UAS continuarán su ruta crítica jurisdiccional. Sin embargo, el periodismo ficción ya da por un hecho que Madueña se reelegirá como rector para un segundo período.


Madueña desde el viernes pasado ha hecho mutis y no ha pronunciado una palabra al respecto de ese encuentro político, que se coronó con una fotografía en donde aparecen Adán Augusto López Hernández flanqueado por el gobernador Rocha Moya y Cuén Ojeda, del rector Vicario ni sus luces.


La foto simboliza no solo la ausencia y la minusvalía del rector, sino que es un documento gráfico que deja claro lo que hoy está en disputa jurídica: que la autonomía de la UAS es relativa y más que autónoma, la universidad, es hetéronoma, porque la máxima casa de estudios depende para su funcionamiento de una voluntad y de un poder político ajeno, encarnado en la persona de Cuén Ojeda.


Las hilarantes interpretaciones de que el Secretario de Gobernación estaría dando su apoyo a Cuén Ojeda al pasarle el brazo por la espalda, tienen otro hilarante y astuto correlato: el de la avispada periodista Vanessa Félix que ha dicho que a todo caballo que se va a ensillar y montar se le soba el lomo. Para la RAE sobar el lomo es dar coba, es consentir en algo de forma artificial. Pero como dice el experimentado periodista Jorge Luis Téllez: suyos los comentarios querido lector.


¿Podrán influir estos hechos públicos y notorios en el ánimo de los jueces federales en las sentencias que eventualmente dictarán esas instancias, para negar el amparo y la justicia federal a la UAS y a los personeros del partido sinaloense que hoy despachan como consejeros universitarios e incluso a la misma universidad? ¿Podrán ser pruebas idóneas para negar el amparo la lista de consejeros universitarios que a la vez son miembros y fundadores del Partido Sinaloense de acuerdo con prolijas investigaciones periodísticas, para acreditar que efectivamente la voluntad autonómica de la universidad está viciada por la intromisión de un poder ajeno a ella? ¿se desistirán de los amparos los consejeros y la universidad para acordar una transición tersa y pactada en la UAS? ¿será esto último lo que se acordó con el Secretario de Gobernación? dejemos que las preguntas reposen en el tiempo que siempre, pero siempre acontece.


El viernes pasado Rocha Moya reveló a los medios que efectivamente se había reunido con el rector Vicario Jesús Madueña, cuando este último había negado tal reunión, otra mentira más de quién parece estar cebado en mentir descaradamente a la sociedad sinaloense.


Si al entrañable personaje de Pinocho en la extraordinaria versión del formidable cineasta mexicano Guillermo del Toro, le crece la nariz al momento de mentir, al apoderado de Cuén Ojeda le reduce su estatura moral, ética y profesional a la vista de toda la sociedad.

Se espera que esta semana que inicia, el descafeinado rector enfrente a los medios con su consabida demagogia. No tengo la menor idea que nueva mentira sacará de su inagotable chistera, pero sin duda su personalidad ha quedado mellada por la fuerza de los hechos incontrovertibles de una ficción política: Madueña despacha en la Torre de rectoría, pero el que manda atiende en Casa María, restaurante propiedad del ex rector Héctor Melesio Cuén Ojeda.


Lo que diga Madueña al respecto, será para todo efecto del conocimiento público, como el hombre que enterrado a medio cuerpo en un pantano, en donde cada movimiento lo hunde un poco más, hasta tener el lodo en el cuello.

Probablemente, insistirá en la ruta legal iniciada por los amparos interpuestos por varios consejeros universitarios, que si los vemos bajo una estricta mirada jurídica, los mismos tienen una naturaleza dilatoria, es decir, se interpusieron para ganar tiempo, en lo que se conoce en el argot legal, como simples “chicanas”, que son estrategias o subterfugios legales para retardar el imperio de la ley y la impartición de la justicia de quien o quienes se ven perdido en una contienda legal.

75 views0 comments
bottom of page