top of page
  • Writer's pictureMERCURIO

NO QUEREMOS DINERO, SR. GOBERNADOR

- Por Pável Calderón Sosa
- Dirigente del Movimiento Antorchista de Sinaloa

 

El pueblo sinaloense debe saber que lo que estamos demandando quienes militamos en el Movimiento Antorchista es:


1. Entrega de solares para vivienda a familias víctimas del Desplazamiento Forzado Interno (DFI). El sufrimiento de estas familias es realmente grave y no vemos por ningún lado que avance el censo con una sola de ellas. SEBIDES una y otra vez dice que ya iniciarán la revisión de cada caso pero no ha cumplido. Hay una ley estatal para atender este fenómeno y también recurso asignado para ello en 2023.


2. Entrega de solares a costos accesibles para familias de escasos recursos económicos en Los Mochis, Guamúchil, Culiacán, entre otros, que no pueden adquirir una vivienda a precios comerciales. La Ley local indica que gobiernos del estado y municipales tienen el monopolio para crear fraccionamientos de vivienda de servicios progresivos, que es la de tipo más económico y al alcance de muchas familias trabajadoras. Pedimos que se fomenten este tipo de fraccionamientos y se beneficie a nuestros representados.


3. Regularización de lotes en colonias irregulares. Estas colonias no las promovió el Movimiento Antorchista, sino gente con intereses electorales y la misma necesidad de sinaloenses sin vivienda que hoy demandan una mano amiga que les pueda dar certeza jurídica sobre su patrimonio, misma que no han encontrado desde hace trece años en algunos casos, como la colonia Ampliación 5 de febrero.


4. Obras de introducción de redes de drenaje y agua potable en varias comunidades de El Fuerte, Guasave y Culiacán, así como pavimentación de calles en colonias populares. Cabe aclarar que en el caso de Culiacán, grupos de vecinos han aportado dinero desde hace años para contribuir a la obra sin ver resultados.


5. Construcción de aulas para telebachilleratos que no cuentan con instalaciones propias, apoyo a familias que no pueden mejorar su casa construyendo un baño o una recámara adicional.


¿Quién, sin atropellar la lógica y el derecho puede decir que pedir esto es ilegal o ilegítimo? Todas y cada una de las peticiones enumeradas reflejan el sentir de los sinaloenses que padecen el problema y que por eso se han organizado, porque no se les ha hecho caso.


La mayoría de los funcionarios estatales a los que hemos planteado los problemas, se escandaliza ante las peticiones; en vano ha sido proponer que se atiendan por etapas pues el avance es casi nulo. Por eso apelamos al Sr. Gobernador, Dr. Rubén Rocha Moya, para exponerle las peticiones que no han sido atendidas e intervenga, porque ahí hay un problema que no va a desaparecer solo porque se le ignore.


Pero el día de ayer 27 de marzo, en su semanera de los lunes, sin ninguna justificación y sin aportar prueba alguna, el primer mandatario del estado, haciendo referencia a las peticiones de atención que le hemos hecho desde que inició su gestión, espetó: “esos antorchos quieren dinero... quieren dinero.” Que queremos dinero público es absolutamente falso y queda respondido con la primera parte de este escrito: lo que verdaderamente queremos es que lo que dicen las leyes se cumpla en los hechos, que las oficinas encargadas atiendan -la normatividad dice cómo- los problemas, pero que los atiendan. Al gobernador le seguiremos pidiendo que, prejuicios e insultos a un lado, analice nuestras peticiones y si encuentra que son tramposas y malintencionadas las desheche y, por el contrario, de ser justificadas y “realmente sustantivas”, las atienda como es debido, como lo haría un gobierno con sentido social.


A los antorchistas sinaloenses: confiados en la razón que tenemos, sigamos con firmeza en la lucha por la mejoría de nuestras condiciones de vida; tanto las necesidades insatisfechas como la falta de atención oficial ahí están, y esta contradicción solo se resuelve, en el corto o en el largo plazo con la lucha decidida de todos los agraviados. A volantear, hacer cadenas humanas, a usar masivamente las redes sociales para difundir nuestras ideas, a la protesta callejera cuando nos llame la organización, pues son las herramientas que tenemos para luchar contra la cerrazón y el abuso de poder oficiales.


A los no antorchistas pero que también son atropellados por la violación a sus derechos a la vivienda, al agua y a la salud, a las obras y los servicios públicos, a sumarse, a unirse y a moverse organizadamente, porque la situación no se cambia de manera individual, es imposible. Basta de que el grueso de los recursos públicos se use solo en “obras insignia” viales, y en programas sociales que si bien ayudan no son lo único que el pueblo necesita; si los trabajadores pagan impuestos, ¿por qué no se les escucha para decidir en qué se gastan? Solo un gran movimiento de masas podrá hacer que Sinaloa y el país entero cambien para bien de una vez por todas; hay que acelerar su construcción.

 

153 views0 comments

Comments


bottom of page