top of page
  • Writer's pictureMERCURIO

En vísperas del ciclo agrícola 2021- 2022 en #Sinaloa



- Por Pergentino Cortés Girón

A estas alturas y con la mayoría de las presas con agua suficiente, el próximo ciclo agrícola está garantizado y eso causa por un lado buen ánimo entre los productores.


Por otra parte, está latente la preocupación por el precio internacional que alcance el grano, pues todo mundo sabe, se rige por la bolsa de Chicago y en buena medida esto define hasta ahora el apoyo o no del gobierno.


En la cosecha recién pasada en promedio los productores colocaron el kilo a seis pesos, aunque algunos superaron esa cantidad, motivo por el cual el gobierno simplemente no erogó un sólo centavo en apoyo a la comercialización.


En fechas recientes, las asociaciones de productores, que agrupan a pequeños, medianos y aun grandes productores, se reunieron en el Consejo de Desarrollo Agropecuario, teniendo como principal invitado a quien será el secretario de agricultura en el gobierno del Dr. Rubén Rocha Moya. En dicha reunión se tocaron básicamente los temas de disponibilidad de agua, fechas de siembra y la perspectiva de los futuros precios de los granos. El próximo secretario hizo el compromiso a nombre del futuro gobernador de apoyar sustancialmente a los productores, haciendo énfasis de la importancia del sector en la economía del estado y su aportación al país, para la alimentación del pueblo de #México.


Se reiteró que el nuevo gobierno estará atento a la problemática que presente el sector. Hasta aquí creo que todo está bien, pero sin pretender ser aguafiestas, es necesario señalar que la problemática del campo, no se reduce al tema de disponibilidad de agua y la comercialización, sin dejar de reconocer que son temas de primer orden, pero igual de importante y que casi no se aborda es el tema de los altos costos de los insumos, maquinaria agrícola, semillas, agroquímicos y las altas tasas de interés del crédito que sufren miles de productores, por mencionar los más importantes.


Y es precisamente aquí donde empieza el problema, pues si los costos de producción son altos aun con buenos precios en la comercialización, las utilidades se reducen drásticamente, en detrimento de la economía del productor.


Los costos de la semillas certificada y de los fertilizantes son a todas luces muy altos y no hay autoridad que regule tales precios, pues tiene ya rato que su producción está monopolizada por empresas transnacionales y su distribución por monopolios nacionales, muy poca es la competencia.


Y uno se pregunta, ¿el gobierno no puede hacer nada para ayudar a bajar los precios de los insumos? Claro que sí puede, lo único que se requiere es voluntad política, ganas de ayudar al sector y en especial a los pequeños y medianos productores.


¿Cómo hacerlo? a mi juicio, primero que nada, facilitar créditos baratos, con una taza simbólica de rédito, que libere a los productores del agiotismo descarado de los prestamisas.


En segundo lugar, apoyar con un pequeño subsidio a los insumos y/o, ser el canal para realizar en coordinación con las organizaciones de productores, compras consolidadas de los insumos a las grandes empresas proveedoras y de esta manera reducir significativamente los costos de producción que al final le permitirían al productor tener mayores utilidades.


Esta medida aunque parezca utópica, no lo es, me ha tocado ver y participar en otros estados de la república, este esquema de apoyo a los pequeños y medianos productores, todo es cuestión de voluntad y organización.


Los hombres y mujeres del campo, no piden limosna, solo apoyo verdadero. Llamo a los pequeños y medianos productores a alzar la voz, a luchar en serio para mejorar sus niveles de vida y se decidan a romper viejos cacicazgos que los uncen al sistema para tenerlos sólo como garantía de votos a sus dizque benefactores. Urge una auténtica lucha de los productores, para hacer que los niveles estatal y federal de gobierno destinen mayor presupuesto al campo, pues, desde que tomó posesión López #Obrador, éste a disminuido al pasar de 76 mil 406 millones en 2018 a 49 mil 291 millones en 2021, la tan famosa frase del presidente de lograr la autosuficiencia alimentaria solo fue slogan de campaña, pues, cada día nuestro país depende más de la importación de alimentos para satisfacer las necesidades nacionales.


Mi llamado respetuoso al Dr. Rubén Rocha Moya, a que honre su palabra de apoyar como nunca a los sacrificados de siempre, a los pequeños y medianos productores y a los jornaleros agrícolas. Vale.

55 views0 comments
bottom of page