top of page
  • Writer's pictureMERCURIO

El gobernador Rubén Rocha Moya, debe intervenir

- Por Pergentino Cortés Girón
- Dirigente de Antorcha en Culiacán

 

Hace más de dos décadas, cuando el sur de la ciudad de Culiacán, empezaba a desarrollarse y la falta de servicios era la constante, un grupo de vecinos preocupados por la falta de opciones de educación media superior para sus hijos, decidieron unirse al Movimiento Antorchista para juntos solicitar al Gobierno del Estado la apertura de tal servicio.


Fue el gobierno de Jesús Aguilar Padilla quien autorizó la clave para su funcionamiento, junto con un pequeño subsidio para el apoyo económico de los maestros.


Desde la fecha de su creación de la escuela Rafael Ramírez ubicada en la colonia Huizachez, han egresado más de 1548 jóvenes, muchos  ya profesionistas e incorporados al campo laboral.


La escuela es una verdadera opción para los jóvenes de las familias que habitan las colonias CNOP, Huizaches, Toledo Corro, Progreso, Lázaro Cárdenas, Estanza Córcega, Villa Bonita, Costas del Sol, Unión Antorchista, entre otras más.


Sus cuotas de inscripción son las más bajas de todo el subsistema, más que las del Cobaes, que las preparatorias de la UAS, y por si fuera poco, imparte talleres culturales y deportivos, con maestros contratados con el pequeño apoyo que vienen recibiendo.

Sus instalaciones han sido construidas con mucha lucha ante el Gobierno estatal y municipal a través de los años.


Y lo mismo que aplica para la escuela “Rafael Ramírez”, aplica para la preparatoria “Felipe Bachomo” ubicada en el poblado de Charay, municipio de El Fuerte, con la diferencia que en ésta van mayoritariamente jóvenes de la etnia mayo-yoreme, de comunidades como La Palma, Charay, Pochotal, Cerrillos, Los Torres, Campo Seco, Huepaco, Campo Esperanza, Cahuinahua, etc. Esta escuela ha logrado fuerte vinculación con las comunidades y promovido la cultura propia de la etnia.

Pues bien, ambas escuelas siempre han estado bajo el acoso de las autoridades educativas en turno, bien porque no han querido aumentar el pequeño subsidio que le otorgan a los maestros (que no es pago), o bien porque se les niega cualquier tipo de apoyo para su funcionamiento adecuado. Ante estas circunstancias alumnos y maestros y más éstos últimos, hacen verdaderos sacrificios para darle a los jóvenes el mejor de sus esfuerzos para que se preparen de la mejor manera y vayan al nivel superior o para el campo laboral.


Hoy, con llegada de Morena al poder, lejos de aminorar el acoso a dichas instituciones, éste ha aumentado, primero escamoteándoles la entrega puntual del subsidio mensual que desde sus inicios se les viene otorgando. Negándoles cualquier apoyo que se les que se requiere para su funcionamiento, como lo es la dotación de mobiliario, de computadoras, el equipamiento de laboratorios, etc. Todo el ciclo escolar pasado fue como nunca un verdadero viacrucis; este acoso contradice lo que el gobernador Rubén Rocha Moya viene manifestando a cada rato, a saber, que su gobierno está al servicio de la población de más bajos ingresos.


A finales de diciembre pasado, cuando ya todos los sinaloenses se disponían a festejar las fiestas navideñas, funcionarios menores de la Secretaría de Educación Pública y Cultura (Sepyc), hicieron firmar a los directores sendos oficios donde se estipulaba la trasferencia de los estudiantes de ambas escuelas a otras instituciones del mismo nivel, esto como condición para recibir el apoyo que se les negó durante todo el semestre pasado. Fue todo un plan con maña, no sabemos si con la anuencia o no de la señora secretaria de Educación en el estado, licenciada, Graciela Domínguez Nava, el caso es que el atropello está ahí y bajo esa situación de un plumazo se quiere desaparecer dos instituciones construidas por la comunidad con mucho esfuerzo, en momentos en que es precisamente más educación la que se requiere para alejar a nuestra juventud de las garras de la delincuencia.


Llamamos respetuosamente al señor gobernador, Rubén Rocha Moya a parar esta embestida contra la educación popular, y por el contrario, fortalecer a ambas instituciones que hoy por hoy son un ejemplo de real preocupación para mejorar la educación integral de los estudiantes que ahí asisten.

Hago también un llamado a todos los colonos y campesinos antorchistas y a todo sinaloense de bien, a brindar nuestra solidaridad y apoyo a la comunidad estudiantil de estas escuelas y de ser necesario movilizarnos en su defensa.

 

Educación, Sinaloa, Rubén Rocha Moya, Graciela Domínguez Nava, Secretaría de Educación Pública y Cultura

16 views0 comments

Comments


bottom of page